Promociones día del padre →

Beneficios del Baño turco

Sobre la arquitectura

El baño turco consiste tradicionalmente en una gran sala de vapor circular de mármol con techos altos que se calienta mediante un horno con aire caliente que fluye a través de conductos bajo el suelo. En el centro de la sala principal hay una plataforma circular elevada llamada «göbek taşı» (que se traduce como piedra naval) en la que los bañistas pueden tumbarse para experimentar el calor y donde tienen lugar el masaje y la exfoliación.

Las paredes circundantes están revestidas de lavabos individuales, denominados en turco «kurna», con grifos de agua caliente y fría junto a los que uno se sienta y llena de agua a la temperatura deseada y utiliza cuencos de metal o cobre que se llaman «tas» para verter el agua sobre la cabeza y el cuerpo.

Reglas básicas del baño

No hay mejor momento del año que ahora, cuando el tiempo es más frío y el verano ha terminado, para tomar un baño turco. La experiencia no sólo le calentará hasta el alma, sino que también es una gran oportunidad para desintoxicarse. El interior del hamam es ciertamente caliente, pero no insoportable o abrumador como los baños de vapor de los balnearios modernos pueden ser a veces.

Se puede pasar fácilmente una o dos horas sin salir de la habitación, y si se siente acalorado, puede simplemente mojarse con agua fría de su lavabo personal. Tradicionalmente, los hamams son utilizados por hombres y mujeres, pero no al mismo tiempo. La mayoría tienen horas específicas del día o incluso días diferentes designados para mujeres y hombres respectivamente.

Qué llevar

En contra de la creencia popular, los bañistas de un hamam no van desnudos. La mayoría suele llevar ropa interior o un bañador, mientras que algunos optan por hacer topless. Sin embargo, todo el mundo tiende a envolverse en un «peştamal», que es la clásica toalla de baño turca que se utiliza para mantener la modestia.

El peştamal es un artículo maravilloso para comprar en Turquía, ya que está hecho de fibras naturales en colores agradables y es muy práctico y cómodo de usar como toalla o envoltura. Otros accesorios de baño que querrá tener son un exfoliante (kese) y una esponja (sünger), ambos maravillosos accesorios para comprar en Turquía.

Hay un tipo específico de material exfoliante que funciona mejor para el fregado que se ofrece en los baños turcos, por lo que, para tener la mejor experiencia, habrá que prestar atención a los consejos del vendedor en cuanto a cuál comprar. Las zapatillas impermeables también son habituales, y aunque muchos hamams proporcionan zapatillas en el vestuario, se aconseja encarecidamente que traiga las suyas propias por razones sanitarias.

En este sentido, también deberá llevar su propio jabón y champú, aunque algunos hamams le permitirán comprar jabones. En cualquier caso, lo más recomendable es un jabón natural a base de aceite de oliva. También deberá llevar una toalla mullida para secarse bien después.

Beneficios de un baño turco

10 beneficios inmediatos de visitar un hammam, sauna o sala de vapor.

  • Desintoxicación física y emocional. Reducir el estrés, la ansiedad y permitir una relajación profunda.
  • Embellecer el cuerpo y el rostro. Eliminar las pieles muertas del cuerpo, desobstruir los poros mientras se eliminan las toxinas de la piel y
  • Combatir el acné. Regular las secreciones de grasa de la piel para prevenir el acné y ayudar a curar las cicatrices y reducir las rojeces.
  • Nutre y rehidrata la piel. Aporta vitaminas y minerales esenciales.
  • Antienvejecimiento. Permite que los órganos internos respiren. Ayuda a tonificar, reafirmando la piel y mejorando su elasticidad.
  • Disminuye la tensión muscular. Alivia el dolor muscular y el reumatismo.
  • Mejora el sueño. Ayuda a rejuvenecer el cuerpo mientras se duerme.
  • Refuerza el sistema inmunológico. Activa la circulación sanguínea.
  • Conexión del cuerpo y la mente. Tener más energía y sentir más equilibrio.
  • Sentirse bella. Sentirse fresco y revitalizado.
× WhatsApp